13 errores que puedes evitar al pintar los armarios de tu cocina

Los armarios de cocina pintados pueden parecer súper sencillos en Pinterest – imagínate: sólo unas pocas capas de un nuevo color y tu cocina se arreglará en un abrir y cerrar de ojos! En realidad, pintar los armarios de cocina es un proyecto que tiene muchas trampas potenciales.

En un post anterior, te enseñábamos a preparar y pintar los armarios de tu cocina.

Para prepararte para el éxito, hemos recopilado algunos de los errores más grandes y hemos explicado cómo evitarlos fácilmente. De esta manera, puedes abordar este gran trabajo con confianza. Con nuestros consejos sobre cómo pintar los armarios de cocina terminarás con una cocina actualizada lista para que puedas presumir! Confía en nosotros, vale la pena el esfuerzo – pintar los armarios de cocina transformará por completo tu estancia.

errores que puedes evitar al pintar los armarios de tu cocina

Tienes expectativas poco realistas

Los armarios pintados tienen un aspecto encantador, pero no van a tener un aspecto totalmente liso. “Si los armarios tienen un veteado visible, las ranuras se van a ver a través de la pintura”, advierte Don Fahrbach, presidente de la empresa de pintura profesional PNP Craftsmen en la ciudad de Nueva York.

“Aunque no fuera tan obvio cuando la madera estaba teñida, será más evidente una vez que la pintura se seque.” Puedes llenar el veteado con masilla, pero eso puede llevar mucho tiempo y ser un reto para conseguir lo que se necesita.


No te das el tiempo suficiente

“Este no es un proyecto dominguero perezoso”, dice Sherry Petersik, quien, junto con su esposo, hizo una crónica de los proyectos de pintura de cocina en su popular blog Young House Love. Ella dice que la gente a menudo piensa que es un trabajo de fin de semana, pero que toma por lo menos de cuatro a siete días cuando te preparas en el tiempo apropiado (y descansos para merendar, por supuesto).


No limpias la madera antes de pintar

“No importa lo limpia que pienses que está tu cocina, tienes que volver a limpiarlo todo con un desengrasante”, dice Fahrbach. De lo contrario, cuando añadas una pintura a base de agua a una puerta cubierta de aceite, la pintura no se pegará. Recomienda un desengrasante de preparación de pintura llamado TSP y una esponja delicada para fregar que no raya para las manchas pegadas.


No desmontas las puertas y los cajones

Este es un primer paso crucial: Retira todas las puertas, saca los cajones y quita las manijas y bisagras de los muebles. Algunas personas tratan de ahorrar tiempo pintando todo – bisagras y todo – mientras todavía están montadas, pero Petersik advierte que no es una solución a largo plazo.

“Tus armarios y ferretería empezarán a desportillarse y a mostrar signos de desgaste en un mes o incluso inmediatamente”. Una vez que la pintura de las bisagras empieza a agrietarse, todo lo que puedes hacer es lijar y remojar la ferretería para quitar la pintura, así que ahórrate la molestia.


Te saltas las etiquetas donde van las puertas, los cajones y los herrajes.

Porque una vez que lo que has pintado todo tendrá que volver al mismo lugar, vale la pena usar etiquetas numeradas para ayudarte a recordar a dónde va todo. Un trozo de cinta adhesiva pegado en la parte posterior de cada pieza servirá. Debes escribir su ubicación exacta (piensa “encima del fregadero a la izquierda”) para que no haya que adivinar adónde va después. Luego, guarda los tornillos y las bisagras en un frasco para protegerlos.


Te saltas el lijado

Incluso si tus armarios están en condiciones casi perfectas, aún tienes que lijarlos para que la pintura se pegue. Usa papel de lija medi, con usar gran 150 o 200 es suficiente- Dale a todas las superficies un pulido rápido. “No estás tratando de dejar el bosque desnudo”, dice Petersik. “Sólo quieres pasar de la superficie brillante a la mate.”

errores al pintar armarios de cocina

Tus armarios no están limpios de polvo antes de pintar

Aspira cualquier residuo antes de siquiera pensar en mojar la brocha en la pintura. Unas pocas motas de polvo pueden arruinar el resultado final: “Tendrás un acabado arenoso y parecerá que pintaste sobre arena”, dice Fahrbach. “Para arreglarlo, tendrás que lijarlo y volver a pintarlo todo de nuevo.”


No colocas correctamente los armarios antes de pintar

Si no levantas tus armarios antes de pintarlos, corres el riesgo de que se te escapen los bordes y las esquinas. Coloca puertas en las pirámides del pintor para que puedas maniobrar más fácilmente con un pincel alrededor de los bordes inferiores.


No usas imprimación de pintura.

Es tentador saltarse este paso, pero considera esto: “Terminada tu cocina podría verse increíble, tres semanas o tres meses después, los nudos en la madera pueden empezar a sangrar a través de tu pintura”, advierte Petersik. Usa una imprimación que bloquee las manchas y no te saldrán manchas sorpresa cuando la pintura se cure.


Pintar las superficies de los armarios en el orden equivocado.

No te precipites: Deberías empezar pintando la parte de atrás de las puertas en vez de la parte delantera. Por qué? Porque si le das la vuelta a la puerta demasiado pronto y la pintura se puede manchar. Si te pasa esto, al menos será la parte interior y no la exteriro que es la que más se ve.


Has elegido el color equivocado

Claro que no hay colores correctos o incorrectos para tu cocina. Pero para los armarios, es importante que lo hagas bien a la primera. “Este proyecto es fácil, pero no es el tipo de trabajo que vas a querer rehacer pronto si no te gusta el color”, dice Petersik.

Sugerimos pintar una cartulina grande con una lata de prueba en el color que estás considerando (normalmente puedes conseguir una menor cantidad de pintura por un módico precio). ” Cuélgala junto a tu encimera y electrodomésticos y asegúrate de que ese es el color que quieres”. Si no sabes por dónde empezar, ¡consulta las tendencias de pintura de colores para inspirarte!


Has elegido la pintura equivocada

Al Good Housekeeping Institute le gusta mucho Benjamin Moore Advance para obtener un acabado suave y agradable para la cocina. Aunque puede ser un poco más caro que otras pinturas, vale la pena. Y es probable que no uses más de dos botes de pintura, así que los costes no serán tan prohibitivos como si estuvieras pintando una habitación entera.

¿Le preocupan las marcas visibles de los pinceles? Virginia en Live Love DIY sigue sus pinceladas con un rodillo de espuma para suavizar el acabado. Y a un bricomaníaco con más experiencia le puede gustar el acabado proporcionado por una pistola pulverizadora, pero es un poco más difícil de manejar que un pincel.


Tienes prisa por volver a montar los armarios.

Sí, es muy molesto esperar días a que la pintura se cure. Pero si accidentalmente manchas la pintura, tienes que lijar la puerta y volver a pintarla (una dura verdad que cualquier mujer que se ha pintado las uñas seguramente entiende). “Por mucho que me cueste mirar fijamente las puertas del armario secándose en el suelo, prefiero esperar antes que tener que repetir el proceso”, dice Petersik.