¿Puedes congelar las hojas de apio?

Semeja que el apio muestra enormes rebaños económicos o tallos particulares mucho más pequeñas y caras. Las tiendas de comibles desean que piensa que hacen todo el trabajo para nosotros denegando haceros una licencia para cobrar mucho más, pero lo que verdaderamente hacen es privar sesión de las bellas hojas de apio frescas que tienen bastante que añadir. recetas.

La próxima vez que vea un enorme conjunto de apio con las hojas íntegras, prosiga y tómelo. Las hojas son exquisitas y nutritivas.

Pero, y si es imposible comer todo el conjunto antes que se estropeen? Se tienen la posibilidad de congelar las hojas de apio? Sí, puede congelar las hojas de apio. No obstante, las hojas de apio tienen mucha agua, con lo que se rompen en el momento en que se congelan. La nutrición y el gusto se sostendrán iguales, pero el crocante va a desaparecer absolutamente. Las hojas proseguirán siendo geniales para cocinar, pero no se van a comer crudas.

En el presente artículo se tratará todo sobre el apio, incluyendo la congelación y la utilización de las frágiles hojas.

Unas partes de apio comibles

Prácticamente todo cuanto hay en el apio es comible, desde las semillas hasta la raíz, llamado apio, pasando por los tallos y las hojas.

Hay diversos tipos de apio, cultivados particularmente para las distintas unas partes del apio que se usarán.

Más allá de que se tienen la posibilidad de localizar conjuntos de apio con las hojas que quedan, varios cultivadores cultivan apio desarrollado para consumir los tallos separadamente de las cultivadas particularmente para semillas y hojas.

Las hojas de apio acostumbran a tener un gusto mucho más afín al del apio salvaje, mucho más poderosos y, por consiguiente, idóneos para aromatizar sus recetas.

Nutrición de las hojas de apio

El apio es un alimento "dietético" muy habitual por el hecho de que se encuentra dentro de los alimentos naturales mucho más próximos y sin calorías. Cada tallo tiene dentro en torno a 10 calorías y genera un óptimo agujetas.

No obstante, visto que sea bajo en calorías no quiere decir que sea bajo en nutrientes. En verdad, el apio está repleto de antioxidantes y flavonoides, vitaminas A, C y K y múltiples minerales, como el potasio y el folato.

Las hojas, particularmente, son buenas fuentes de calcio. Asimismo es abundante en agua y, ya que los estadounidenses son propensos a deshidratarse de forma regular, es buena forma de añadir un tanto mucho más de agua a su historia.

El apio asimismo es un alcalinizante realmente fuerte, que es esencial, singularmente para todo el mundo que tenga una dieta de america estándar (SAD).

La mayor parte de los alimentos preenvasados, fritos o con bastante azúcar son muy ácidos y son causantes de varios inconvenientes digestibles comunes en nuestro planeta moderno. Comida apio crocante con mantequilla de frutos secos o crema de queso puede contribuir a reequilibrar el pH del cuerpo.

De qué manera congelar las hojas de apio

Las hojas de apio, adjuntado con las finas piezas de apio amarillo claro que no se comen del tallo, son muy simples de congelar.

Quiera lavarlos bien antes de congelarlos y cerciorarse de que estén totalmente secos. No quiere dejar ni solo una gota de agua oculta en las hojas, puesto que esto destrozará la calidad de su apio en el momento en que se descongele.

Tiene 2 opciones para congelar las hojas: enteras o picadas.

  1. Si elige congelar las hojas enteras, torciendo delicadamente con apariencia de espiral una vez que estén absolutamente secas a fin de que tengan forma de tubo o de cigarrillo.
    • Póngalos en una bolsa Ziploc capaz para el congelador y asegúrese de agotar todo el aire.
    • En el momento en que esté listo para emplear ciertos de sus hojas, si no quiere usar todos al unísono, sencillamente cortar un segmento del tubo y vuelva a poner el resto en el congelador lo mucho más de forma rápida viable.
  2. Por recortar las hojas, primero quiera congelarlas individualmente.
    • Para esto, ponga una hoja de papel de horno sobre un papel de horno y prolongar las hojas de apio en solo una cubierta.
    • Ponga toda la bandeja en el congelador hasta una hora para cerciorarse de que esté absolutamente congelado.
    • Tras esto, puede transferirlos de forma directa a una bolsa Ziploc capaz para el congelador, pero hágalo de forma rápida, en tanto que las hojas finísimas no tardan en comenzar a descongelarse.

De qué forma congelar el apio

Para congelar los tallos de apio, nuevamente, las debe lavar y secar bien. Además de esto, nuevamente, va a tener la opción de congelarlos enteros o en trozos.

El apio no subsistirá en el congelador crocante conveniente, con lo que solo empleará el apio para hornear o realizar jugos o entremezclarlos en revueltos una vez descongelado.

En la mayor parte de las situaciones, va a ser considerablemente más simple recortar el apio en el momento en que esté fresco y crocante que en el momento en que sea enclenque y despacio tras la congelación.

Congelar primero todas y cada una de las piezas particulares, como se expone en el paso 2, y después transferirlas a una bolsa Ziploc para congelarlas. Puede emplear un envase con una tapa ajustada, pero es considerablemente más simple sacar todo el aire de una bolsa y cada respiración pequeña hace la diferencia.

Como descongelar las hojas de apio o el apio

El apio se descongelará muy de forma rápida, pero, en su mayor parte, habría de ser empleado tan rápido como se congele. Si prepara un batido u otra receta combinada, puede añadir el apio congelado en la batidora.

Si cocinar con el apio, puede añadirlo congelado en la cazuela, en la cazuela lenta, a la olla o en otro plato que cree.

No hay bastante de apio, con lo que empezará a descongelarse pocos minutos tras sacarlo del congelador. Si tiene un fundamento para dejarlo descongelar antes de usarlo, sencillamente dejarlo descansar en un plato a temperatura ámbito a lo largo de 10 a 15 minutos y se descongelará totalmente.

Como se usan las hojas de apio

La manera mucho más frecuente de usar las hojas de apio es en sopas o ensaladas. Estas son formas bastante razonables de emplearlas, si bien tras congelarlas probablemente no simulen muy interesantes en una ensalada.

Las hojas de apio frescas hacen una guarnición interesante y tienen la posibilidad de substituir yerbas frescas como el perejil o el cilantro en prácticamente cualquier receta. Tienen un gusto diferente, pero solo aportan pluralidad a su historia.

Asimismo se intercalan bien con pesto, salsas y untadas como el hummus. Si prepara su Aderezo, añadir hojas de apio picadas!

Si ha congelado las hojas, que quiera cocinar con ellas. Las sopas, los guisos, los huevos revueltos, los platos de pasta y las cacerolas son formas geniales de usar las hojas.

Asimismo puede exprimirlos o añadirlos a un batido para conseguir un toque picante.

De qué forma escoger las mejores hojas de apio

En el momento en que busca apio, intente conseguir grumos que tengan preciosas hojas oscuras en los tallos exteriores. Cuanto mucho más oscuras sean las hojas, mucho más bien difíciles van a ser, conque quiera guardarlas para cocinar y congelar si es requisito.

Conforme se acerque al centro de su conjunto de apio, apreciará que las hojas se vuelven mucho más visibles y considerablemente más agradables. Estas son las hojas que mejor se comen frescas cuanto antes. Son exquisiteces frescas y refulgentes que mucha gente desecha sin pensárselo.

cuestiones similares

Se puede congelar el jugo de apio?

El fresco es preferible, pero sí, puede congelar realmente bien el jugo de apio. En verdad, si no puede emplear el jugo a lo largo de 2-3 días como máximo, congelar es la mejor forma de proteger la nutrición.
Para conseguir los más destacados desenlaces, congelar el jugo en bolsas Ziploc de un solo servicio. Ponerlas absolutamente lisas en el congelador hasta el momento en que se congelen, de manera que logre sostenerlas verticales para ahorrar espacio.

Como se secan las hojas de apio?

Primero lavar bien las hojas de apio y secarlas con una toalla blanda o de papel.
Si tiene un deshidratador, sencillamente ponga las hojas en solo una cubierta y configure el deshidratador según las normas de su máquina. seguramente van a tardar unas 5 a 6 horas a 135 ° F a fin de que las hojas se vuelvan lindas y limpias.
Si no posee un deshidratador, puede secar al aire las hojas de apio.
- Lavar y secar bien como se ha sugerido mucho más arriba, y ponerlos en solo una cubierta sobre un tendedero.
- Poner en un espacio seco donde no sea posible que estén contaminados por la humedad o los insectos.
- Dales la vuelta tras 2 días.
- Tras 4 o 5 días, las hojas de apio habrían de estar bastante secas para desmenuzar de la tallo. - - - Realice esto, pero entonces deje las piezas desperdigadas en el tendedero, cubiertas con papel sulfurizado. Si es requisito, pergamino a lo largo de uno o un par de días antes de envolver el resultado final en una bolsa hermética Ziploc o un pequeño envase.
Si se guardan bien en un espacio fresco y seco, las yerbas secas tienen que perdurar hasta un año, pero van a ser mucho más poderosos hasta 6 meses. Tras esto, tienen la posibilidad de empezar a perder su gusto.

Las hojas de apio son venenosas?

Si solo coméis hojas de apio a lo largo de meses, sí, podrían ser tóxicos para su salud. Pero habría un exceso de consumo elevado para hacerlos aun sutilmente peligrosos salvo que seas alérgicos a su sensibilidad.
Aun entonces, probablemente ocasionará síntomas afines a la alergia al polen, que son molestos, pero comunmente no son peligrosos en sí mismos. En el momento en que se consume con prudencia, no hay nada tóxico en ninguna una parte del apio, incluyendo las hojas.

También te puede gustar

Go up

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad