¿Puedes congelar limones?

Los limones pertenecen a los cítricos mucho más polivalentes. Por poner un ejemplo, aparte de ofrecer este gusto picante a sus carnes ricas, asimismo puede emplear limones como guarnición.

No obstante, hay un inconveniente esencial con esta fruta particularmente: su corta vida útil. La triste verdad es que, como la mayor parte de las frutas frescas, los limones tienen la posibilidad de ir mal de manera rápida, especialmente si se dejan a temperatura ámbito.

Sería una lástima desaprovechar algo tan sana como un limón rica en vitaminas. Al final de cuenta, hay una forma eficiente de progresar su longevidad y asegurar que sean de manera fácil alcanzables en todo instante: congelarlos.

Entonces, puede congelar los limones? Sí, puede congelar completamente los limones. Existen varios componentes a tomar en consideración en el momento de planear de qué forma guardar los limones, aun si quiere congelar enteras, en rodajas o en jugos.

Prosiga leyendo, por el hecho de que ahora le vamos a explicar de qué manera congelar los limones cualquier ocasión.

Por qué razón congelar los limones?

"Una manzana cada día distancia al médico", afirma el popular adagio. No obstante, si reemplazara las manzanas para los limones, acabaría con un pasaje mucho más exacto. En un instante u otro, todos vimos hasta qué punto puede ser útil un vaso de jugo de limón en el momento en que se sienta mal. No solo es refrescante, sino asimismo es muy nutritivo.

Los limones, como probablemente ahora saben, son una suerte de súper comida. Poseen toda clase de nutrientes y minerales. Solo esto habría de ser fundamento bastante para asegurar que los limones logren perdurar lo máximo que logren.

No se confíe solo en nuestra palabra, aquí tenéis un desglose del contenido sobre nutrición de un limón:

Valor nutritivo del limón (cantidad por cada 100 gramos)

Nutrientes / Vitaminas importe
calorías 29
grasa total 0,3 g
colesterol 0 mg
sodio 2 mg
potasio 138 mg
Hidratos de carbono totales 9 gramos
fibra dietética El 11% de la I + D + I
azúcar 2,5 gramos
vitamina C 88% de la I + D + I
Vitamina B-6 5% de la I + D + I

* RDI: cuota día tras día sugerida

Como se expone en la tabla previo, hay un sinnúmero de vitaminas y nutrientes en solo una limón. Además de esto, la ralladura de limón, con frecuencia ignorada, tiene dentro diez ocasiones mucho más vitaminas que el jugo de fruta.

Los limonoides, particularmente, asisten a argumentar por qué razón esta fruta es tan ventajosa para la salud. Los limonoides son compuestos naturales que están en determinados cítricos como los limones y las naranjas.

Dan a la fruta su propio gusto ácido y sirven como poderosos antioxidantes.

Estas virtudes por sí mismos deberían lograr que la iniciativa de congelar los limones sea considerablemente más práctica y interesante. Si congelar los limones, va a tener una fuente de nutrientes favorable y exquisita a su alcance.

Preparación de limones para congelar

Antes de adentrarnos en los procesos reales de congelación de los limones, asimismo debemos ver los pasos concretos que hay que llevar a cabo para prepararlos.

Al final de cuenta, la preparación es vital si quiere cerciorarse de que los limones se congelen bien sin perder su textura ni capacidad. Hete aquí los preparativos correctos:

  1. lávate las manos Antes de realizar cualquier cosa con limón, debe cerciorarse de que las manos estén lindas y limpias. Lavarse las manos es el paso inicial más esencial en la manipulación de los alimentos. Tenga presente que las manos sin lavar tienen la posibilidad de albergar muchas bacterias y toxinas que tienen la posibilidad de adherirse a la área del limón. Sea lo mucho más completo viable y utilice un jabón antibacteriano despacio para manos con agua no muy caliente mientras que se limpie las manos.
  2. Frotar los limones - Si bien la higiene de las manos es esencial, asimismo debe cerciorarse de que los alimentos que congelar asimismo estén limpios y libres de contaminantes con apariencia de mugre y artículos químicos. Para esta labor deberá usar un pincel. Alguno de los 2 tipos lo va a hacer, si bien el cepillo de dientes o el cepillo de uñas van a hacer mejor. Asimismo hay pinceles vegetales que puede utilizar para frotar la área del limón. Asegúrese de que esta herramienta solo se utilice para frotar alimentos.
  3. Ponga los limones en remojo en una solución de vinagre - Este paso es opcional, pero esencial. Una solución de vinagre asiste para remover cualquier resto de pesticidas de los limones. Al final de cuenta, en ocasiones no es suficiente con frotar. Prepare una solución fácil de vinagre al 10% y agua del 90%. Asegúrese de remojar los limones entre 15 y 20 minutos.
  4. Lavar los limones - En el momento en que haya terminado de fregar y remojar el limón con la solución de vinagre, es hora de lavarlas bien. Asegúrese de ponerlas bajo agua corriente fría mientras que lavar bien cada centímetro.
  5. limones secas - Lo último que quiere es congelar un limón mojada. De esta manera, en el momento en que lavar la fruta, tomar un harapo limpio y seco para adecentar el agua adherida a la área. Una toalla de papel asimismo funcionaría bien aquí, si bien puede sospechar un despilfarro.

Las formas más óptimas de congelar los limones

En este momento que hemos cubierto la manera adecuada de elaborar el limón para el desarrollo de congelación, tenemos la posibilidad de emprender la cuestión que nos ocupa. Ahora se detallan las distintas formas de congelar esta fantástica fruta.

Antes de proseguir, debe cerciorarse de que siguió los pasos precisos en el paso de preparación como se presentó previamente.

Congelar los limones enteras

Tras adecentar, remojar y lavar los limones, puede seguir a su congelación. Para esto, precisará bolsas de congelador. Puede decantarse por poner 2-3 limones enteras por bolsa por fundamentos de espacio y eficacia.

Asegúrese de etiquetar apropiadamente las bolsas y asegúrese de que tengan la fecha de congelación.

Congelar las rodajas de limón

Si ahora ha cortado las rodajas de limón y se preguntan si puede almacenar los restos, ahora le enseñamos de qué forma almacenar las rebanadas. Cortando el limón en trozos antes, resuelva ciertamente el inconveniente de la textura despacio de la fruta.

Esto quiere decir que van a funcionar mejor como adornos para cócteles y otros platos. Prosiga estos pasos de forma cuidadosa:

  1. Recortar el limón consecuentemente - Si aún no ha cortado los limones, el paso inicial es recortar en rodajas o cuartos, según sus opciones y de qué manera las emplea.
  2. Pre-congelación - Es fundamental que prosiga este paso, puesto que afectará indudablemente la manera de congelar los limones después. Ponga las rodajas de limón sobre un papel de horno y asegúrese de que estén bien distribuidas. Ahora, poner el papel en el congelador. Este paso está desarrollado para contribuir a congelar bien las rodajas de limón particulares. Dejar los limones en rodajas en el congelador a lo largo de 2-3 horas. Deberían salir fuertes. Verifique si la pulpa de fruta todavía puede obtener jugo. En caso contrario, están de manera perfecta congelados. Recuerde, si se omite este paso, las rodajas de limón se agruparán y se congelarán en un bloque inservible.
  3. congelado - Una vez congelados los cortes particulares, en este momento puede pasar al paso final. Ponga los limones en una bolsa para congelar. Como estaban pre-congelados, no se pegarán. Ahora, poner la bolsa en el congelador. Puede abrir la bolsa y sacar las rebanadas si es requisito.

Congelar el jugo de limón

Otra enorme forma de cerciorarse de que se tiene ingreso a las vitaminas y nutrientes de los limones es congelar su jugo. Al final de cuenta, una aceptable taza de jugo de limón es una forma eficiente de iniciar el día.

Tenga presente que el jugo de limón recién exprimido no dura bastante. Aun si enfriar el jugo de limón, se puede transformar de forma rápida en 2 a 4 días. Por este motivo, congelar todavía es la mejor forma de prosperar su longevidad.

Para esto, prosiga estos pasos esmeradamente:

  1. Prepare los limones Elaborar los limones es primordial antes de pasar a los pasos siguientes. Esto quiere decir dedicaros tiempo a adecentar, fregar y lavar los limones antes de cortarlas y exprimirlas.
  2. Pulse los limones - Si tiene un exprimidor de limón en la cocina, no debería tener ningún inconveniente con este paso. Como opción alternativa, puede recortar el limón en cuartos y exprimirla de manera fuerte. Ahora, tomar un tenedor y pulse sobre la pulpa para obtener los líquidos sobrantes. Asegúrese de no dejar flotar ningún fragmento de semilla.
  3. Medir el jugo - Divida el jugo en 1 porción de taza. Esto le va a ayudar a supervisar mejor su consumo y da medidas exactas de platos y recetas.
  4. verter Bandejas de cubitos: en el momento en que medido esmeradamente la proporción de jugo de limón que tiene libre, verter de forma cuidadosa a las bandejas de cubitos. Asegúrese de redactar cuantos cubitos puede realizar con cada taza. Llevar a cabo un rastreo de estos datos le va a ayudar mucho más adelante si tiene sosprechado usar el jugo de limón para ciertas recetas. Asimismo puede poner estos cubitos de jugo de limón en agua fría para proporcionarles gusto.
  5. Ponga las bandejas en el congelador - Una vez clasificado el jugo y abocado a las bandejas de cubitos, dejar descansar a lo largo de 2 horas. Ha de ser suficientemente largo a fin de que el líquido se congele absolutamente.
  6. Empaques-lo Cubitos de limón: en el momento en que el jugo de limón se haya transformado en cubitos, puede sacarlos de las bandejas. Ahora, poner de forma cuidadosa en una bolsa para congelar.

Congelar la ralladura de limón

La ralladura de un limón es un aspecto esencial de la fruta que de manera frecuente se pasa por prominente. Para esos que no lo saben, la piel tiene relación a la piel exterior de la fruta, que tiene dentro varios de sus aceites naturales.

Al llevar un rallador en la área del limón, acabaréis con unas rodajas finas, llamadas ralladura, que se tienen la posibilidad de emplear como guarnición o guarnición para hornos, sopas, ensaladas, etcétera.

Bastante con frecuencia, la multitud acaba desaprovechando este ingrediente polivalente. Ahora se enseña de qué forma congelar la ralladura de limón y eludir este fallo:

  1. Rallamos los limones - Tome un rallador o rallador y mondar el de la área del limón. Esto quiere decir trabajar la fruta con la herramienta que escoja hasta el momento en que la parte amarilla de la piel se desprenda en tiras finas.
  2. Trasfiera la ralladura de limón a una bolsa para congelar - Cuando haya terminado de eliminar la ralladura de los limones, puede seguir a transferirla esmeradamente a una bolsa de congelador sellable. Recuerde congelar o emplear restos de limones a fin de que no se desperdicien.
  3. Congelar los raspones - Asegúrese de que la bolsa esté apropiadamente etiquetada. Su etiqueta debe señalar el contenido de la bolsa, tal como la fecha precisa de congelación. Así, puede supervisar de cerca el tiempo que estuvo en el congelador.

Tenga presente asimismo aquí que tiene la opción de remover la ralladura de los limones tras haberlas congeladas.

De esta forma lo hacen varios chefs expertos a fin de que por norma general es mucho más eficaz y menos desordenado. Esto se origina por que la congelación impide que los aceites de la cáscara se esparzan por toda la tabla de recortar.

La lista de recetas que necesitan limones o jugo de limón y ralladura es casi sin limites. De ahí que, tiene tanto sentido que siempre y en todo momento tenga a mano esta bella fruta ahora punto en el momento en que quiera.

También te puede gustar

Subir

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad