¿Puedes congelar los zoodles?

El calabacín es una de esas verduras que no para de ofrecer. Es un cultivo impresionantemente polivalente que puede cultivar en el jardín. Si lo tuvo antes, probablemente entienda lo prolífico que puede ser.

Puede cortarlo en mitades o tiras, pero entre las formas mucho más populares de consumir calabacín es transformarlo en fideos.

De la misma con cualquier producto a partir de yerbas, deseará realizar todo lo que resulta posible para cerciorarse de que su plato se sostenga fresco a lo largo del mayor tiempo viable. Al final de cuenta, absolutamente nadie desea que sus fideos de calabacín se pierdan.

Por consiguiente, no es de extrañar que la multitud se pregunte, se tienen la posibilidad de congelar los zoodles? La contestación es que sí, que puede congelar los zoodles y agrandar relevantemente su historia útil. Sencillamente prosiga los pasos adecuados, como el blanqueo, para conseguir unos desenlaces perfectos .

En consecuencia, asegúrese de continuar leyendo mientras que exploramos de qué forma puede llevarlo a cabo.

Por qué razón congelar los Zoodles?

Los zoodles, como su nombre señala, son fideos hechos de calabacín. Huelga decir que este ingrediente práctico se conoce como entre las verduras mucho más polivalentes.

Esto se origina por que se puede usar para múltiples géneros de platos y recetas, incluidos:

Como va a haber sentido, la lista previo incluye una extensa variedad de cocinas distintas, dentro recetas vietnamitas y también italianas. En verdad, los zoodles, particularmente, se conocen como una opción alternativa económica y saludable a los habituales fideos a partir de trigo.

No solo lo son bajo en calorías Pero asimismo son muy sabrosos y dan la textura correcta a su plato.

Si les agrada esta clase de platos o quiere mudar a una dieta mucho más sana, es lógico que desee congelar sus zoodles.

Al final de cuenta, jamás hace daño poseer en todo momento a mano los elementos. Jamás se conoce cuándo tienen la posibilidad de estimar los antojos de alimentos.

Antes de congelar sus Zoodles

En este momento que está claro por qué razón quiere congelar los zoodles, primero hay que tener en consideración ciertas cosas. Al final de cuenta, no es tan simple como recortar en rodajas y poner en el congelador.

Existen algunas cosas que hay que tener en consideración primero. Ciertos de ellos se especifican ahora:

  • condición física - Escoger el calabacín conveniente es vital si quiere conseguir los más destacados desenlaces probables. Como regla establecida, que quiera escoger un calabacín fresco, estable y magro. Al tiempo, busca un calabacín sin deficiencias y máculas suaves. Asimismo habría de ser refulgente y no tener la piel arrugada.
  • Tamaño de calabacín - Comunmente quiere que tenga el tamaño conveniente: precisamente 8 pulgadas de largo y 2 pulgadas de diámetro. Esto se origina por que el calabacín mucho más grande puede ser bastante fuerte y puede contener mucho más entonces que ciertamente no son primordiales para nuestro propósito.
  • lozanía - Otro aspecto a tomar en consideración es la lozanía del calabacín. Hay que cerciorarse de que se ha recogido últimamente para asegurar las mejores condiciones.
  • hirviendo - Para conseguir los más destacados desenlaces probables, puede plantearos escaldar o cocinar relativamente el calabacín en agua hirviendo, lo que hace 2 cosas. Primeramente, este desarrollo asiste para frenar el desarrollo de enzimas que hacen que los alimentos pierdan color, gusto y textura. Seguidamente, aniquila cualquier bacteria que haya podido dejar en la área del calabacín. Ni que decir debe esto va a ayudar a asegurar la longevidad de los fideos de calabacín.

Preparad nuestros zoodles

Si bien puede congelar de manera directa los fideos de calabacín fresco, le aconsejamos que no lo realice. En su sitio, le sugerimos que prosiga estos pasos para asegurar unos desenlaces perfectos.

Las verduras crudas acostumbran a tener mucha humedad, lo que puede perjudicar de forma negativa a su congelación.

En este momento te puedes preguntar por qué razón el secado se considera entre las partes mucho más esenciales del desarrollo. La contestación es fácil: los zoodles húmedos no van a poder sostener su forma y textura a lo largo de un buen tiempo.

El propósito aquí es remover la máxima humedad viable. De lo contrario, acabaréis con una mácula mojada y poco interesante una vez las retire del congelador.

Ahora, se comentan ciertas cosas que precisa llevar a cabo primero, incluido desde la preparación correcta hasta el blanqueo. Todos estos pasos son vitales para asegurar que los fideos de calabacín preserven su nivel de lozanía a lo largo de largos periodos de tiempo.

  1. Prepare el calabacín - Cuando haya escogido el calabacín, asegúrese de lavarlos bien bajo agua corriente. Esto suprimirá la mugre o los restos del calabacín. Ahora, recortar los extremos y retire las semillas con una cuchara. Recortar el calabacín en trozos pequeños antes de emplear el espiralitzador.
  2. Deshidratar los fideos de calabacín - La mejor forma de llevarlo a cabo es tomar una cucharada de sal kosher por 2 tazas de fideos de calabacín fresco. Asegúrese de rociar todo y contemplar el máximo viable antes de amasar totalmente y absolutamente a sus zoodles. Debe demorar menos 3 minutos. No dude en añadir mucho más sal si es requisito.
  3. Dejar filtrar la humedad - Mientras que amasar la sal a los fideos de calabacín, apreciará que el exceso de humedad se expulsa en el momento en que comienzan a manifestarse burbujas. Hacedlo múltiples ocasiones para cerciorarse de que la sal se mezcla absolutamente con nuestros zoodles. El tazón debe parecer jabón a lo largo de este desarrollo.
  4. Chorrear el exceso de humedad - En el momento en que haya seguido las normas precedentes, poner los fideos de calabacín en un colador cubierto con un paño nuevo y ponerlos sobre el fregadero. Dejar descansar a lo largo de precisamente una hora a fin de que los fideos se escurra. Ahora, envolver los bordes del tejido para contemplar totalmente los fideos. Asegúrese de que haya todos y cada uno de los hilos de sus zoodles. Ahora, coger la parte de arriba de la bolsa de lona improvisada y exprimir para extraerla la humedad sobrante de los fideos de calabacín. Hacedlo hasta el momento en que el líquido deje de fluir.
  5. Dejar descansar los zoodles - Una vez evacuada la humedad, deje descansar los fideos de calabacín sobre la toalla. Dejar por lo menos una hora para cerciorarse de que estén totalmente secos.

Preparación de zoodles en espiral

La manera del calabacín da igual. Puede congelarlos por mitades, tiras o fideos. Lo más esencial es que prosiga los pasos precedentes, puesto que el exceso de humedad puede deteriorar sus zoodles si no posee precaución .

Si quiere llevar a cabo una espiral de calabacín, va a deber hacerla antes de secarla. El desarrollo es impresionantemente simple si tiene un espiralitzador vegetal en la cocina, puesto que puede transformar instantáneamente el calabacín en fideos sin afecciones.

No obstante, si no se tiene, no se preocupe. Puede zoodles en el hogar con exactamente la misma sencillez con un pelador y un cuchillo. El desarrollo es el próximo:

  1. Tome el pelador de verduras y deslícelo por toda la longitud del calabacín. Esto va a ayudar a llevar a cabo tiras largas.
  2. Tome el cuchillo y recortar de manera cuidadosa las tiras de calabacín en fideos del tamaño conveniente. Es dependiente de nosotros elegir si quiere que sea abultado o angosto.

Una vez hecho, prosiga los pasos de la sección previo para cerciorarse de que los fideos de calabacín no tengan humedad agregada.

Zoodles congelados

En el momento en que haya listo adecuadamente los fideos de calabacín secándolos y espirales-los, en este momento puede pasar al negocio que le ocupa, congelándolos. Prosiga estos pasos de forma cuidadosa para cerciorarse de que los fideos de calabacín queden frescos en el congelador.

  1. La primera cosa que precisa llevar a cabo es poner sus zoodles en bolsas para congelar. Evite usar recipientes duros como puedes por el hecho de que no quiere comprimir los fideos de calabacín. Además de esto, le aconsejamos que lo lleve a cabo dividir los fideos en porciones manejables a fin de que logre descongelarlos de manera fácil después. Al tiempo, las pequeñas porciones de almacenaje tienden a ser mucho más funcionales en el momento de preservar con eficacia su forma y textura.
  2. Quiere hacer un ambiente prácticamente vacío para sus fideos para cerciorarse de que simulen frescos. Así, una vez ponga los fideos de calabacín a la bolsa, pulse el aire antes de cerrarlo poderosamente.
  3. Lo último que quiere es tener un excedente de zoodles el congelador sin comprender en el momento en que se puso allí. Para evitarlo, va a deber ponerse una etiqueta a todas las bolsas del congelador. Asegúrese de que la fecha de congelación esté bien marcada.

Hecho apropiadamente, los zoodles congelados tienen la posibilidad de perdurar hasta un año en el congelador.

En el momento en que llegue el instante, solo se tienen la posibilidad de sacar del congelador y llevar a ebullición los fideos de calabacín. Esto restaurará y rehidratarà los fideos y los va a preparar para cualquier receta.

También te puede gustar

Subir

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad