Salsa de vino blanco sin crema

La salsa de vino blanco, como su nombre señala, es una salsa llevada a cabo de vino blanco y también elementos auxiliares. La salsa de vino blanco frecuenta integrar elementos como leche o nata, mantequilla, caldo (pollo o verduras), cebolla, etcétera., según las opciones dietéticas.

Las salsas de vino blanco se usan para acompañar carnes blancas, pasta y otros adornos como las patatas. Las salsas de vino tinto se usan para carnes rojas e inclusive para muchos géneros de cerdo.

Mi forma preferida de usar la salsa de vino blanco es elaborar el pollo frito y cubrirlo con una salsa de vino para ofrecer un toque gourmet.

El más destacable vino blanco para la salsa

A vino blanco de cocina económico se puede emplear para elaborar este género de salsa. Para esto no es requisito obtener una botella de vino cara.

Una botella de vino blanco abierta que está sentado a lo largo de bastante tiempo y por el momento no es buena opción para tomar, puede ser un candidato idóneo para una salsa de vino blanco.

No se preocupe si el vino que realice es levemente ácido pues añade un tanto mucho más de gusto y personalidad a la salsa.

El rosado o el vino tinto no son opciones para la salsa de vino blanco (como seguramente lo descubrió por el nombre). Los vinos tintos no acostumbran a desposar bien con las carnes blancas y ser útil una salsa de vino tinto sobre carnes blancas asimismo puede ser un tanto desalentador.

Es una salsa de vino blanco sin leche?

Esta receta de salsa de vino blanco está llevada a cabo sin nata y es muy rápida y simple de elaborar.

Hemos sustituido la nata y la leche por elementos mucho más rápidos como caldo de pollocebollas caramelizadas que combinamos para conseguir una textura mantecosa (y el gusto es para morirse!).

Consejo profesional para caramelizar cebollas: La mejor forma de caramelizar las cebollas es cocerlas en una sartén a fuego bajísimo a lo largo de unos 45 minutos.

El fundamento del fuego bajo y al largo tiempo de cocción es que los azúcares de la cebolla se convierten en caramelo, que acentúa y suaviza el gusto de las cebollas.

Asimismo empleamos mantequilla Pero puede emplear manteca vegetal o margarina si quiere eludir los lácteos.

Para nuestra receta de salsa de vino blanco, hemos usado una exquisita base de cebollas caramelizadas, con mantequilla, caldo de pollo y vino blanco.

Para un espesante, escogemos la maicena (Es buena marca de maicena) por el hecho de que tiene un gusto mucho más sutil que la harina de trigo.

Se puede congelar la salsa blanca?

Comunmente hago esta receta un par de veces y conservo media salsa en el congelador.

Como nuestra receta de salsa blanca no tiene dentro lácteos mucho más que la mantequilla, se congela realmente bien. De esta manera se congela la salsa blanca:

  1. Tras elaborar la salsa blanca según nuestras normas de receta, dejar enfriar descubierta en el mostrador hasta el momento en que llegue a temperatura ámbito.
  2. Trasfiera la salsa en un envase Tupperware hermético y capaz para el congelador (utilizo estos contenedores de Amazon para prácticamente todo) y contemplar con una tapa.
  3. Redactar la fecha de congelación en el contenedor. Este es un paso esencial por el hecho de que quiere rememorar cuánto tiempo se ha congelado la salsa en el momento en que quiere descongelarla.
  4. Congelar hasta 6 meses.

Para descongelar la salsa blanca Basta descongelarlo en el frigorífico a lo largo de la noche, después volverlo a tirar y ser útil. Veloz y simple.

De qué forma realizar una salsa de vino blanco sin nata

Paso 1: reunís los elementos .

>

Paso 2: Mondar las cebollas y cortarlas en juliana. Poner la mantequilla en un cazo a fuego retardado, en el momento en que la mantequilla esté absolutamente derretida, añadir las cebollas y eliminar a fin de que se humedezcan con la mantequilla.

>

Paso 3: caramelizar las cebollas (normas concretas del paso 4). Si bien puede parecer largo y molesto, no necesita supervisión. Puede cocer a fuego retardado las cebollas mientras que preparáis el resto elementos.

>

Paso 4: con una espátula de cocina, distribuye las cebollas uniformemente en el fondo de la olla, poner la tapa y dejar cocer 30 minutos a fuego bajísimo. Una vez pasada la primera media hora, eliminar un tanto las cebollas y vuelva a tapar. Cocer la media hora mucho más.

>

Paso 5: En exactamente la misma cazuela, añadir el ajo triturado y el caldo de pollo. Cocer unos diez minutos, a fuego fuerte, a fin de que se concentren los sabores y se evapore precisamente medio caldo. Ahora, añadir la maicena tamizada con un colador. Eliminar hasta el momento en que la salsa empieze a espesar. Añadir el vino y dejar cocer tres minutos mucho más hasta el momento en que se evapore el alcohol.

>

Paso 6: apague el fuego y dejar la salsa descubierta a lo largo de unos diez minutos. Verter la salsa en el bol de la batidora y batir hasta el momento en que piensa que está bastante emulsionada a su gusto. Es dependiente de nosotros elegir si elige una salsa mucho más mantecosa o mucho más picante.

>

elementos

  • 2 cebollas enormes

  • 3 medidas de cuchara de mantequilla

  • 3 medidas de cuchara de maicena

  • 1 taza de vino blanco de cocina

  • 2 tazas de caldo de pollo (si lo quiere, puede emplear caldo de carne o caldo de verduras)

  • 2 dientes de ajo

  • 1 cucharada de perejil picado

normas

  1. El paso inicial es realizar las cebollas caramelizadas y, si bien puede parecer extendida y aburrida, la verdad es que es rapidísima y no necesita supervisión. Puede cocer a fuego retardado las cebollas mientras que hace otras ocupaciones.
  2. Mondar las cebollas y cortarlas en juliana. Poner la mantequilla en un cazo a fuego retardado, en el momento en que la mantequilla esté absolutamente derretida, añadir las cebollas y eliminar a fin de que se humedezcan con la mantequilla.
  3. Con una espátula de cocina, repartir las cebollas uniformemente en el fondo de la olla, poner la tapa y dejar cocer 30 minutos a fuego bajísimo. Una vez pasada la primera media hora, eliminar un tanto las cebollas y vuelva a tapar. Cocer la media hora mucho más.
  4. En precisamente una hora y cuarto, la cebolla habría de estar totalmente caramelizada.
  5. Añadir a exactamente la misma cazuela el ajo triturado y el caldo de pollo. Cocer unos diez minutos, a fuego fuerte, a fin de que se concentren los sabores y se evapore precisamente medio caldo.
  6. Ahora, añadir la maicena tamizada con un colador. Eliminar hasta el momento en que la salsa empieze a espesar.
  7. Añadir el vino y dejar cocer tres minutos mucho más hasta el momento en que se evapore el alcohol.
  8. Apagar el fuego y dejar la salsa descubierta a lo largo de unos diez minutos. Verter la salsa en el bol de la batidora y batir hasta conseguir una salsa emulsionada homogénea.

Información sobre nutrición:

desempeño: 6

porción: 1

Cantidad por ración:

calorías: 124Grasa total: 6 gGrasa sobresaturada: 4gGrasas trans: 0 gGrasas insaturadas: 2 gramoscolesterol: 17 mgsodio: 358 mgHidratos de carbono: 10 gfibra: 1 gazúcar: 3gproteína: 1 g

También te puede gustar

Subir

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad