Las mejores alternativas de leche para el té

Actualmente, bastante gente procuran elecciones a la leche por múltiples fundamentos: reacciones alérgicas, problemas o sencillamente curiosos sobre la nutrición, la cocina o un gusto nuevo.

Bastante gente son alérgicas a los lácteos o intolerantes a la lactosa, con lo que precisan una opción alternativa mucho más afín a la leche de vaca. Y existen muchas variedades distintas de sustitutos de la leche.

Estas elecciones son buenas para múltiples cosas, como café, té, revueltos, cereales, puré de patatas y considerablemente más. Pero el té, adjuntado con el café, es quizás la bebida que mucho más de manera frecuente se mezcla con la leche.

El té tiene dentro varios antioxidantes y la leche tiene sus provecho, con lo que entremezclarlos semeja una gran idea. Pero si no puede o no quiere tomar leche, debe buscar las mejores elecciones.

¿Cuáles son las mejores elecciones a la leche para tomar té? La mejor opción alternativa a la leche es, en parte importante, una cuestión de deseos y de empleo. Las elecciones mucho más populares tienen un gusto mucho más neutro y de espesor fino a medio, imitando la leche de vaca o la sensación natural de té. La soja, el coco, el arroz, las almendras, la avena y el cáñamo son quizás los mucho más comunes.

La leche del té se acostumbra substituir por entre las elecciones a partir de yerbas que tienen un gusto y una textura afines. Ciertas de estas elecciones tienen un gusto aún mejor que la leche de vaca habitual. En consecuencia, no dude en presenciar.

Si prosigues leyendo, descubrirás por qué razón la multitud debería o desea reemplazar la leche y cuáles son las mejores elecciones a la leche de vaca.

¿Por qué razón escoger sustitutos de la leche no lácteos?

Ahora, se detallan las causas mucho más usuales por los que la multitud busca elecciones a la leche:

  • Intolerancia a la lactosa : Varias personas nacen con él y otros desarrollan esta intolerancia durante la vida. Sea como sea, esto no significa que a esta gente no le agrade la leche, sino la tienen que remover de su dieta.
  • Alergia a la leche o los artículos lácteos Sí, hay una diferencia entre la intolerancia a la lactosa (que no es bastante con la enzima lactasa preciso para desarticular los modelos que poseen lactosa) y una genuina alergia alimenticia a la leche o los artículos lácteos. Esta clase de alergia es bastante común y puede ser realmente molesto pues es imposible comer nada que tenga dentro modelos lácteos.
  • Problemas médicos - Hay algunos problemas médicos que necesitan especialmente una dieta no láctea y no láctea, como la patología de Crohn y la colitis. Si tiene una de estas patologías inflamatorias del intestino, probablemente no logre digerir los modelos lácteos. Además de esto, bastante gente con síndrome de bolo irritable (SII) evitan la lactosa y la leche.
  • Inconvenientes de inflamación - Varios se temen que la leche provoque inflamación. Semeja que el jurado no sabe si hablamos de un hecho definitivo o si perjudica solo a ciertas personas; Las fuentes y los estudios de renombre difieren en sus conclusiones. Varias personas acostumbran a eludir la leche por estas intranquilidades.
  • Hormonas, antibióticos y pesticidas Ciertos están preocupados por las hormonas, los antibióticos y los pesticidas de la leche. Si bien no se agregan a nuestra leche, a varios les preocupa su presencia en vacas lecheras y si puede perjudicar a la leche y los que la toman. Si bien no hay patentizas visibles de un inconveniente de ahí que, bastante gente prosiguen eludiendo la leche por esta preocupación.
  • dieta vegana Si bien los regímenes veganas tienen la posibilidad de diferir levemente, generalmente, los veganos no comen ni toman modelos animales como huevos, leche y otros modelos lácteos como el queso o la mantequilla. Tratándose de leche, los veganos eligen elecciones fundamentadas en plantas.
  • intranquilidades morales Muchas personas, veganos o no, piensa que tomar leche no es ético. Una gran parte de la industria láctea y láctea en USA supone prácticas inhumanas, maltratar a sus animales y dejarlos en situaciones reducidas en circuitos o jaulas interiores. El transporte de modelos lácteos y vacas en demasía asimismo puede ser amenazante para el medioambiente.
  • gusto - A varias personas no les agrada el gusto de la leche. No obstante, les agrada la textura mantecosa que agregue a una bebida como el té o elaborar platos que necesitan leche en la receta. Por consiguiente, procuran una opción alternativa correcta.
  • calorías - Varios sustitutos de la leche comunes tienen menos calorías. Varios asimismo tienen menos grasas y mucho más agua, lo que es bueno para muchos. En consecuencia, si quiere achicar la grasa de su dieta o achicar las calorías, los sustitutos de la leche tienen la posibilidad de asistirle. Pero tenga precaución, puesto que ciertas elecciones no se aconsejan para ciertas dietas, en tanto que tienen la posibilidad de ser levemente mucho más grasas, con mucho más calorías o sencillamente alentar la hinchazón.

Las mejores elecciones a la leche para tomar té

La leche es una sección esencial de los regímenes de la mayor parte de la multitud, pero si no la puede tomar, no deberá renunciar. Varios desarrolladores agregan múltiples vitaminas a estos sustitutos de la leche, con lo que puede conseguir múltiples provecho.

Tratándose de elecciones a la leche, el té o cualquier otra bebida, siempre y en todo momento hablamos de gusto y empleo. Ciertas leches elecciones son mucho más gruesas que otras y ciertas tienden a ser mucho más ricas que otros, lo que puede ser buena o mala, según lo lleve a cabo y lo que le agrade.

Para este producto, hemos elegido elecciones para distintas componentes: gusto, disponibilidad y popularidad parcialmente espesor neutro (o en parte importante complementario) y relativo.

En la mayor parte de los bebedores de té les gusta mucho la textura rápida del té, de ahí que hemos optado por leches de espesor fino a medio mucho más con frecuencia que por elecciones mucho más gruesas. No obstante, lo debería comprender ciertas fabricantes van a ser mucho más gruesas o mucho más delgadas que otras.

Para elecciones mucho más gruesas y cremosas, opta por fabricantes que tengan mucho más grasas o por las que dicen " barman "En la caja. Las leches de calidad barista acostumbran a tener porcentajes de grasas mucho más superiores, lo que resulta en desenlaces mucho más mantecosos que asimismo forman una mejor espuma.

Aquí tiene las mejores elecciones a la leche para tomar té:

1. Leche de soja

Perfecto para preparaciones cremosas y calientes

La leche de soja asimismo es un sustituto común y una opción alternativa habitual a la leche hoy en día. Se hace remojando y después triturando la soja. Después se hierve la mezcla y se filtra.

La rigidez y la textura son muy afines a la leche de vaca, pero la leche de soja está marcada por este toque plus de tiernicidad que frecuenta dar.

Pese a esta tiernicidad, la soja tiene un gusto parcialmente neutro. Se expone el té, pero no debería modificar las notas de gusto natural de tu oolong favorito, Earl Grey o rooibos.

La leche de soja tampoco debería romper ni escamas en el momento en que el añadir a la leche, pero si tomar una marca mucho más delgada es viable hallarla. Puede eludir el inconveniente calentando la leche antes de entremezclarla con té.

de ellos. Leche de coco

Perfecto para refrescar tés fríos o días mucho más rápidos.

Comunmente, en el momento en que se piensa en leche de coco, se piensa el líquido claro que sale en el momento en que se divide un coco, cocos verdes no maduros. Pero no es leche de coco, sino más bien agua de coco.

Tratándose de leche de coco en el té o en otras bebidas, quiere lo que salga Caja y probablemente no la lata.

La leche de coco es mucho más fina, con un gusto rápido, refulgente y prácticamente dulce. Tiende a complementar los tés en vez de dominarlos o alterarlos sabores. Es especialmente bueno para tés helados o mezclados .

La leche de coco se hace desde la carne blanca del coco cobrizo maduro. De manera afín a la leche de almendras, se hace rayando la pulpa de coco, sumergiéndola en agua y colando hasta el momento en que tenga una textura blanca y lechosa.

La leche de coco de forma frecuente se puede dividir en bebidas calientes, en especial si su leche no es barista. No obstante, la mayor parte cree que estas escalas son mínimas y simples de ignorar; no semejan añadir una textura poco interesante.

3. Arroz con leche

El más destacable como opción media y completa

La leche de arroz es mucho más famosa como la menos alergénica de todas y cada una de las elecciones a la leche, que es una enorme opción para la gente con alergias a las nueces.

Es algo acuoso con un gusto despacio y prácticamente dulce. Tiende a ser mucho más angosto, con la textura de la leche desnatada. Apreciará leche de arroz al té, pero no es tan visible como lo sería la leche de frutos secos.

Se puede elaborar con arroz blanco o triturado con agua.

En concepto de calorías, es bastante afín a la leche de vaca. Pero en comparación con la leche de vaca, la leche de arroz tiene dentro el doble de hidratos de carbono. Por consiguiente, si procura achicar el consumo de hidratos de carbono, posiblemente la leche de arroz no sea la opción mejor para ti.

4. Leche de almendras

Perfecto para aromas nuevos, en tés negros calientes.

Entre las elecciones vegetales mucho más conocidas y conocidas en la leche procede de las almendras, de forma que tiene un gusto a frutos secos.

Las almendras se ponen en remojo unas ocho horas y después se intercalan con una medida pequeña de agua. Una vez mezclados, se estiran por el tejido para conseguir el líquido blanco lechoso.

Varias personas fabrican leche de almendras agregando agua a la mantequilla de almendras, pero combinar y colar es la manera mucho más frecuente de elaborar la leche de almendras.

Siempre y cuando no les importe añadir un gusto a frutos secos Para su té, la almendra es una alternativa increíble. Asimismo es habitual en las cafeterías y en la cocina, con lo que si quiere buscar una opción alternativa a la leche y voilà, la almendra es una de sus más utilizadas opciones.

Particularmente en tés, la almendra es mucho más habitual en infusiones calientes, singularmente con tés negros mucho más fuertes y pesados.

La almendra es una alternativa fabulosa para tomar un té negro de vainilla y puede marchar con varios de los sabores mucho más fuertes de los rooibos, pero no agradece universalmente añadir almendras en verduras, flores o tés menos picantes.

El inconveniente que nos logramos hallar al añadir leche de almendras en el té es que la leche de almendras se divide en el momento en que la toma. Este inconveniente se genera gracias a las diferencias de temperatura. El té es ardiente y la leche de almendras no.

Puede solucionar este inconveniente calentando un tanto la leche de almendras antes de verterla al té.

5. Leche de avena

Perfecto para realizar tés espesos y mantecosos, calientes o fríos

La leche de avena medra en popularidad y es otro género de leche para toda clase de artículos. Si los frutos secos no son una alternativa o si la almendra no es su gusto favorito, la harina de avena es otra opción alternativa que acostumbra trabajar con prácticamente cualquier cosa, ardiente o fría, en bebidas o recetas.

No obstante, ya que la harina de avena es bastante llenada y tiene ese gusto a grano, solo hay que comprender que la leche de avena va a hacer que el té se sienta mucho más espeso y cremoso. Si quiere relajarse con un London Fog casero o quiere un café con leche helado con té verde, la avena es buena opción.

Si bien la leche de avena puede ser un tanto mucho más delgada, en general está desarrollada para ser un tanto mucho más mantecosa y despacio, como la leche de vaca en USA.

La leche de avena se prepara mezclando la mezcla de harina de avena y agua, y después colar el líquido blanco.

Tiene un gusto interesante, natural, prácticamente dulce, que tiende a ser considerablemente más sutil que la soja o el coco. Y, en contraste a la leche de almendras, no la hallará resquebrajada. Por consiguiente, no se debe calentarlo antes de verterlo al té.

La leche de avena es buena opción si tiene alergia a los frutos secos o en la soja y, por consiguiente, debe eludir esta clase de leche. Pero tenga presente que la leche de almendras es una opción mejor para contar las calorías.

6. Leche de cáñamo

Perfecto para té verdes matcha

Si es alérgico a los frutos secos oa la soja, o si no disfrutas la leche, puede procurar la leche de cáñamo. Se realiza como cualquier otra leche de origen vegetal, desde la mezcla de agua con semillas de cáñamo.

La leche de cáñamo tiene una textura mantecosa y es un tanto mucho más gruesa que el resto de géneros de leche de esta lista. Puede ser extraño si no andas habituado, pero semeja que prosperará en varios que juran los tés verdes y el matcha.

El cáñamo asimismo es habitual como opción alternativa general. Se considera un cultivo ecológico, aun en el momento en que se genera en enormes proporciones, con lo que si disfrutas el gusto, esta puede ser tu leche impecable.

7. Leche de anacardo

Perfecto para aromas nuevos, en tés negros calientes.

El anacardo asimismo se encuentra dentro de los elementos que se tienen la posibilidad de transformar en leche mezclándolo con agua y después colándolo. El resultado final es una leche con gusto a nueces y textura mantecosa, perfecto para entremezclarse con té.

Esta leche tiene bastantes provecho para la salud, funciona bien para la salud del corazón, salud ocular, buena para la piel, hace más fuerte la inmunidad, etcétera. Y no posee colesterol. Pleno de ácidos grasos insaturados que tienen la posibilidad de achicar el peligro de sufrir patologías del corazón. Y en comparación con la leche de almendras, de manera frecuente es menos calórica.

La leche de anacardo acostumbra tener una textura mucho más clara. De la misma la almendra, indudablemente lo apreciará el té; No puedo esconder este gusto a nueces. Pero si disfrutas el gusto de los anacardos, esto podría ser fabuloso.

De la misma la leche de almendras, la leche de anacardo va a ser la mucho más habitual en tés negros y otros sabores que marchan de forma complementaria con notas de nuevos.

Pero, como sucede con cualquier opción alternativa a la leche, los fanáticos de la leche la beberán con prácticamente cualquier cosa. Por encantan los anacardos, no tenga temor de evaluarlos con alguno de sus tés favoritos.

8. Leche de quinoa

El más destacable como opción polivalente y saludable

La leche de quinoa es algo que aún no debería oído charlar, pero es buena opción alternativa a la leche si la halla.

Los fanáticos de la leche de avena probablemente apreciarán esta alternativa a partir de quinoa.

Como la quinua pertence a los alimentos mucho más saludables de todo el mundo, no es de extrañar que la leche de quinoa tenga muchos provecho. Tiene dentro proteínas de alta definición y lo más esencial es que no tiene dentro gluten. Por ende, es la opción mejor para esos que evitan el gluten en su dieta.

Llevada a cabo desde semillas de quinoa, esta opción alternativa a la leche tiene un gusto de grano mucho más claro (como la quinoa que se come sólido). No enmascarará absolutamente el gusto de su té, si bien puede parecer un tanto "destacable" si no está habituado al gusto. Ciertos asimismo lo hallan un tanto dulce.

La leche de quinoa es por norma general mantecosa y, ya que acostumbra acompañar tanto los té como la leche de arroz, probablemente la gocéis ardiente o fría, con una extensa variedad de géneros de hojas.

9. Leche de avellanas

Perfecto para sabores crocantes y de frutos secos, singularmente en tés negros.

La leche de avellana tiene un despacio gusto a frutos secos y se realiza tostando avellanas, mezclándolas con agua, remojándolas, montándolas y escurriéndose las.

La leche de avellanas tiene dentro mucha vitamina Y también, que funciona bien para el pelo y la piel. Es abundante en proteínas y es bueno para impedir la anemia y el cáncer. Por ende, finalmente merece la pena procurar entremezclarlo con el té.

La avellana tiene un gusto muy distinta, quizás aun mucho más que la leche de almendra o de anacardo. Si les agradan las avellanas, está realmente bien! Si quiere un añadido mucho más sutil al té, puede almacenar las avellanas para el café o para hornear.

La avellana asimismo puede ser mucho más simple de conjuntar con tés, en comparación con otras elecciones fundamentadas en frutos secos. La relativa brillo y el rápido toque de tiernicidad tienen la posibilidad de complementar una pluralidad mucho más gran de tés que la almendra o aun el anacardo tenuemente mucho más sutil.

Asimismo puede gozar de la avellana mejor en tés fríos que la almendra o la anacardo.

También te puede gustar

Go up

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad