¿Cómo congelar la menta?

La menta es una de estas yerbas subestimadas. El número de chefs caseros que confían en esta clase única es bastante pequeño, lo que es una auténtica pena. Nuestro nombre recuerda el gusto rápido y refrescante de esta yerba.

No solo es indispensable en el momento de realizar cócteles, sino asimismo es realmente útil en el momento en que se desean gozar de unas ensaladas y postres espectaculares. Mencionado lo anterior, jamás hace daño poseer en todo momento a mano un ingrediente tan polivalente.

Si quiere comprender congelar la menta, es bastante simple. Puede congelar hojas enteras de menta cortándolas y envolviendo con papel encerado o congelar la menta recién cortada en cubitos que se logren descongelar y emplear después. La menta congelada va a durar hasta seis meses.

Afortunadamente, esta guía de congelación les recopila, en tanto que repasaremos los distintos métodos que puede emplear para congelar su menta.

Recuerde, esto se hace para prolongar la vida de su yerba. Así, prosiga leyendo y prosiga atentamente las normas.

Por qué razón congelar la menta?

El verano de forma frecuente da a chefs y los jardineros caseros algo para festejar. Al final de cuenta, esta es la temporada en que las yerbas frescas, incluyendo la menta, son en especial rebosantes.

Naturalmente, sería irrealizable usarlo todo en una temporada. Mencionado lo anterior, el almacenaje conveniente es vital en instantes como estos.

Si quiere continuar una ruta mucho más simple, basta envolver delicadamente las hojas de menta con una toalla de papel húmeda y ponerlas en una bolsa de papel . Basta que les fijéis no cierre bastante o se corre el peligro de hacer condiciones favoreces al moho gracias a la humedad atrapada.

Como opción alternativa, asimismo puede recortar los extremos de la menta y ponerlos en un vaso lleno de agua.

No obstante, hay que recordarlo congelar es siempre y en todo momento la mejor forma de llevarlo a cabo . O sea singularmente cierto si quiere sostener la intensidad y la lozanía de su menta a lo largo de mucho más tiempo.

Según nuestra experiencia, congelar asimismo es el procedimiento mucho más eficaz si deseas preservan la mayor parte del color, gusto y textura auténticos de la yerba.

Si bien hay otros métodos que puede evaluar, como el secado, que tienen la posibilidad de contribuir a alargar la longevidad de una yerba, hemos encontrado que la congelación es la mucho más eficiente en el momento en que se habla, más que nada, de menta.

Los desenlaces son sencillamente incomparables.

Uno de las causas primordiales para ello es el escenarios de humedad superiores el menta. Yerbas afines tienen dentro cebolleta, cilantro, albaca y eneldo. Ten presente que menta seca y yerbas como esta, puesto que esto puede ocasionar la podredumbre. Asimismo puede ocasionar el avance de moho.

Asimismo hay que tener en consideración que En contraste al secado, la congelación no nucléa los aromas de menta.

Esto quiere decir que por el momento no es requisito cambiar las des de la receta como lo haría con las yerbas secas. Puede seguir y cocinar como lo haría comunmente al usar elementos frescos.

La menta de hielo es eficaz por una fácil razón: por el hecho de que el desarrollo sale aceites fundamentales íntegros y aromas de la yerba . Hete aquí el misterio a fin de que puede perdurar la menta congelada Hasta 6 meses el congelador.

De qué forma congelar la menta

Por consiguiente, primeramente, es vital decirlo aquí el propósito de congelar la menta es agrandar los sabores naturales de su yerba a fin de que logre usarlo mucho más adelante.

Esto quiere decir que no harás nada para prosperar la calidad de tu yerba. Por consiguiente, es fundamental que siempre y en todo momento utilice las hojas mucho más saludables probables para conseguir los más destacados desenlaces.

Asegúrese de emplear hojas de menta fría de mejor calidad . Intente distanciarse de las hojas dañadas, mordeduras de insectos y mucho más viejas. Probablemente sus sabores ahora estén en compromiso. Por ende, no merece la pena congelar las hojas dañadas.

En este momento, antes de seguir, va a deber agarrar los materiales y las herramientas que precisa. Asegúrese de que tiene a mano lo siguiente:

  • menta
  • Bandeja de hielo
  • Par de tijeras
  • Plato de cocción
  • Papel de cera
  • Bolsas para guardar alimentos congeladores
  • Toalla de papel o hilandera de ensaladas

Recuerde, ahora se detallan 2 métodos para congelar la menta. No olvide consultarlos para poder ver cuál se amolda mejor a sus pretensiones.

Procedimiento 1: congelar las hojas de menta enteras

El primer procedimiento deja congelar la menta con apariencia de hojas particulares.

Si bien al comienzo puede demorar un tanto mucho más de tiempo y de esfuerzo, es útil mucho más adelante. Esto se origina por que las hojas enteras dejan medir de forma fácil des mientras que se cocina.

Este desarrollo provoca que la menta congelada sea prácticamente indistinguible de la fría. tengo aquí como congelar hojas de menta enteras:

  • Prepare la menta : Primeramente, va a deber elaborar su menta. O sea vital, especialmente cuando se trabaja con yerbas frescas. Por ende, recortar la parte de arriba de las hojas. Hacedlo con todas los tallos de menta. Solo se debe tener precaución nada más y nada menos que 2 tercios de la planta íntegra . Tras esto, asegúrese de que la menta se lave y seque adecuadamente antes de proseguir.
  • Ponerlos - Debe tener precaución en el momento en que cubrir las hojas de menta sobre el papel de horno. No solo tienen que ponerse lo mucho más chato viable, sino asimismo debe cerciorarse de que las hojas no se sobreponen . Tenga presente que va a ser bien difícil dividir las hojas sobrepuestas una vez congelados y se transformará en un inconveniente esencial.
  • Contemplar adecuadamente - Una vez ubicadas las hojas de menta en la bandeja, debe procurar que estén bien cubiertas. Se aconseja emplear papel envuelto o papel encerado. Asegúrese de contemplar todas y cada una de las hojas. La meta es eludir que caigan del tablero. Tampoco quiere que se infiltre humedad ni mugre agregada.
  • Congelar la menta - Deje las hojas de menta en el congelador a lo largo de la noche para conseguir los más destacados desenlaces.
  • Empaques en bolsas para congelar : Verifique si las hojas de menta están congeladas. Si las hojas de menta están congeladas, puede seguir a su transferencia. Retire las hojas de las bandejas y ponerlas en las bolsas para alimentos congelables. Asegúrese de etiquetar cada bolsa antes de volverla a poner en el congelador.

No deberá preocuparse pues las hojas de menta se peguen a las bolsas. Al final de cuenta, su estado helado impide que esto ocurra.

Como consejo agregada, posiblemente quiera poner las bolsas de almacenaje capaces para el congelador en situación vertical en el congelador, en tanto que hablamos de una forma eficiente de aumentar al máximo el espacio libre.

Procedimiento 2: transforma la menta fría en cubitos

El segundo procedimiento radica en transformar las yerbas en cubitos de hielo frescos y menta que se logren descongelar, derretir y usar cualquier ocasión.

En el momento en que escoge usar los cubitos de menta, solo es requisito que los deposite en la receta y deje que se funda el hielo.

Ahora, señalamos como congelar la menta fría en cubitos:

  • Prepare las hojas de menta - Si trabaja con menta fría, asimismo va a deber hacerla consecuentemente. Como en el paso inicial del procedimiento previo, va a deber recortar la parte de arriba de las hojas, dejando íntegros los 2 tercios de la yerba. Asegúrese de usar hojas sanas.
  • Lavar y secar las hojas de menta - En el momento en que esté satisfecho de las yerbas que tienen a mano, lavar con agua fría. Ahora, suprima el exceso de humedad. Secarlos con 2 toallas de papel es la manera mucho más segura de llevarlo a cabo. Asimismo puede decantarse por emplear una hiladora de ensaladas. tiene retire la mayoría del agua antes de congelar.
  • Divide la menta : Si bien todavía tiene la opción de usar hojas de menta enteras, se aconseja cortarlas en medidas establecidas que van a funcionar mejor más adelante. Por servirnos de un ejemplo, se aconseja trocear las hojas y prepare una cucharada de menta por bandeja.
  • Personalizar la bandeja de cubitos con menta - Una vez dividida la menta, rellene la bandeja con la cantidad deseada.
  • congelar Tras dividir la menta por cucharada en la bandeja de cubitos, siga llenando los cubos particulares a la mitad con agua. Para conseguir los más destacados desenlaces, debe asegurarse todas y cada una de las hojas de menta están sumergidas al agua. Ponga la bandeja en el congelador a lo largo de por lo menos una hora o hasta el momento en que esté absolutamente sólido. Una vez congelado, agregue agua agregada hasta el momento en que llegue a la parte de arriba de la cazuela y, ahora, vuelva a congelar.

Hay incontables formas de emplear estos dados de menta. La utilidad de estos cubos de menta es pasmante.

Por poner un ejemplo, tienen la posibilidad de ser útil como buen toque final a sus cócteles, té helado, limonada y otras bebidas ricas. Aparte de ser estéticos, estos cubos de menta son bombas gustativas que aguardan ser lanzados.

Estos dados de menta asimismo se tienen la posibilidad de emplear para toda clase de recetas. Sencillamente deséchelos y espere que se funda el hielo. No se preocupe, mucha agua no afectará al resultado definitivo.

Aquí la tenéis, una pequeña guía para congelar la menta: ¿por qué razón congelar la menta y las formas más óptimas de llevarlo a cabo.

Recuerde, si quiere prolongar la vida útil de las yerbas frescas, considere poner en el congelador.

También te puede gustar

Go up

En esta web usamos cookies para el correcto funcionamiento de algunas herramientas que usamos con el fin de mejorar. Leer la política de privacidad